Connect with us

Noticias

La nueva vida de Julieta Silva, la joven que atropelló a su novio y dijo que creyó que había agarrado un pozo

Published

on

La nueva vida de Julieta Silva, la joven que atropelló a su novio y dijo que creyó que había agarrado un pozo

Julieta Silva, la mujer que fue condenada en Mendoza por atropellar y matar a su novio Genaro Fortunato, reapareció en público y con vida nueva. Luego de recuperar su libertad, se casó y ahora disfruta de una nueva etapa.

A través de sus redes sociales, Silva compartió imágenes de la ceremonia religiosa junto a su pareja Lucas González y mostró lo que fue la fiesta en compañía a sus hijos, familiares y amigos.

Leé también: Condenaron a perpetua a un pizzero que mató y enterró a su empleado para no pagarle dinero que le debía

La intimidad de la nueva vida de Julieta Silva, la mujer que fue condenada por atropellar y matar a su novio en Mendoza. (Foto: Facebook)

Después de la boda, la flamante pareja emprendió viaje hacia Playa del Carmen, México, el lugar elegido para pasar su luna de miel. En las postales se los vio felices disfrutando de su nueva vida en pareja.

Las fotos que compartió la flamante pareja en sus redes sociales, durante el viaje de luna de miel. (Foto: Facebook)
Las fotos que compartió la flamante pareja en sus redes sociales, durante el viaje de luna de miel. (Foto: Facebook)

Silva fue condenada en septiembre de 2018 a tres años y nueve meses de prisión por el homicidio culposo agravado de su exnovio Genaro Fortunato en las afueras de un bar en San Rafael. Sin embargo, recién en noviembre de 2019 la Corte mendocina confirmó la sentencia.

La condena contra la mujer fue firmada por el Tribunal Penal Colegiado N°1 de San Rafael, conformado por Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle. Para los magistrados, el trágico episodio fue solo un accidente.

Leé también: Un nene de 2 años se cayó del tractor que manejaba su papá y fue aplastado por las ruedas

Aunque en febrero de 2020 la justicia le negó un pedido de salidas transitorias, un mes más tarde Silva pudo acceder al beneficio de la libertad condicional por completar los dos tercios de la condena.

Cómo fue el crimen de Genaro

El hecho ocurrió en la madrugada del 9 de septiembre del 2017 a la salida de La Mona Bar, ubicado en Hipólito Irigoyen y El Chañaral, en la ciudad mendocina de San Rafael. Unas horas antes, Silva y su novio habían asistido allí.

De acuerdo a los testigos, Silva mantuvo una discusión con el joven cuando se dirigían al auto. La joven arrancó, pero él intentó disuadirla desde afuera del vehículo. Segundos más tarde, Genaro cayó al suelo.

Genaro tenía 25 años cuando murió atropellado. (Foto: gentileza Diario La Provincia).
Genaro tenía 25 años cuando murió atropellado. (Foto: gentileza Diario La Provincia).

Según las pericias, la mujer salió aquella madrugada con su auto que estaba estacionado en el carril derecho de la calle El Chañaral, hizo 150 metros, giró en U y volvió en dirección a la ruta. Fortunato estaba en el piso reponiéndose y es ahí cuando ella lo atropelló y lo arrastró más de tres metros hasta que se detuvo.

Cuando se bajó, Silva vio el cuerpo de su novio sin vida en medio de la calzada: le había aplastado la cabeza. Los peritajes toxicológicos realizados al cuerpo del rugbier indicaron que al momento del hecho tenía 1,8 gramos de alcohol por litro de sangre, mientras que la mujer contaba con 0,8.

Leé también: Giro en el caso de la estudiante de medicina asesinada en Cipolletti: detuvieron al amigo

Ante el tribunal en el juicio oral, la acusada sostuvo que al momento del hecho no usaba los lentes recomendados por su astigmatismo y que no vio que su novio permanecía tirado en la calle. Incluso, llegó a decir que cuando lo pasó por encima, creyó que en realidad se trataba de un pozo. En ese sentido, los jueces entendieron que la joven actuó con “negligencia e imprudencia”, pero que no hubo dolo para matar al joven.

La defensa indicó que la muerte de Fortunato fue un accidente -algo que finalmente determinó el Tribunal-, además de tirar abajo la existencia de un vínculo amoroso entre ambos y pidió la absolución de Silva. En tanto, la querella solicitó 20 años de prisión para ella. Sin embargo, la condena fue bastante menor: tres años y nueve meses de prisión e inhabilitación para conducir por ocho años.

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente TN)

Advertisement
Haz clic para comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Sillas fuera de lugar y botellas de agua por todas partes: así quedó la sala tras la sentencia a los rugbiers

Published

on

By

Sillas fuera de lugar y botellas de agua por todas partes: así quedó la sala tras la sentencia a los rugbiers

Este lunes, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores leyó la sentencia a los ocho rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado la madrugada del 18 de enero de 2020.

La jueza María Claudia Castro, quien estuvo acompañada por los jueces Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, comenzó la lectura del veredicto a las 13:17 y finalizó la misma 20 minutos después, a las 13:37. En el medio hubo una breve interrumpción ya que Máximo Thomsen se desvaneció tras escuchar que había sido condenado a cadena perpetua.

Leé también: La reacción de los rugbiers en la sentencia del juicio por Báez Sosa, EN VIVO

Luego de que Castro leyera las condenas, la sala del tribunal quedó completamente vacía. Silencio absoluto, sillas fuera de lugar, botellas de agua y varios cables sueltos en el piso: así quedó el pequeño espacio donde se desarrolló la última jornada del juicio.

En esta sala se realizaron todas las audiencias del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: captura Twitter/@domenech_news)

Uno por uno, quiénes son los culpables de asesinar a Fernando Báez Sosa

  • Máximo Thomsen (23): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Ciro Pertossi (22): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Enzo Comelli (22): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Matías Benicelli (23): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Luciano Pertossi (21): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Ayrton Viollaz (23): 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Blas Cinalli (21): 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.
  • Lucas Pertossi (23): 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

El tribunal ordenó que se investigue por falso testimonio a dos de los rugbiers que no llegaron a juicio

Por otra parte, el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores pidió este mediodía que se investigue por falso testimonio a dos de los rugbiers que no llegaron a juicio.

Se trata de Juan Pedro Guarino (22) y Tomás Colazo (20), el famoso “rugbier número 11″. Ambos fueron testigos convocados por el abogado de la defensa, Hugo Tomei. La fiscalía había pedido imputarlos después de declarar en el juicio y el Tribunal lo aceptó.

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente TN)

Sigue leyendo

Noticias

La audiencia más dramática: lo que no se vio de la sentencia a los rugbiers por el crimen de Báez Sosa

Published

on

By

Agustina Acciardi, desde Dolores

Los aplausos y los gritos de “justicia” que se escucharon este mediodía desde la plaza de Dolores fueron una consecuencia directa de lo que pasó dentro de los tribunales de la ciudad.

Pasadas las 13:00, y en medio de un clima de total nerviosismo, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Dolores condenaron a los 8 rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell.

Leé también: Máximo Thomsen se descompensó después de escuchar la condena a perpetua y tuvo que ser asistido por un policía

Después de tres semanas de audiencias y luego de dos extensas jornadas de alegatos, finalmente este lunes Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Enzo Comelli y Matías Benicelli fueron condenados a prisión perpetua, acusados por el delito de “homicidio doblemente agravado, por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía en concurso real con ideal con lesiones leves”.

Máximo Thomsen y otros cuatro rugbiers fueron condenados a perpetua. (Foto: Captura TN)

Por su parte, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron una condena a 15 años de cárcel, señalados por los jueces María Claudia Castro, Christian Ariel Rabaia y Emiliano Lázzari como partícipes secundarios del mismo hecho.

La última jornada de este juicio culminó con la sentencia que se leyó, pero a medias. Es que, antes de que el funcionario judicial pudiera terminar de hablar, Máximo Thomsen se descompensó y cayó sentado en su silla, custodiado por un policía que intentaba sostenerlo.

Leé también: Máximo Thomsen fue condenado a prisión perpetua y ya se sabe cuántos años pasará en la cárcel

Lo que sucedió, y que se pudo ver durante la transmisión, es que al escuchar que había sido condenado a perpetua, el joven se descompuso. Su mamá, Rosalía Zárate, fue una de las primeras que notó que algo raro pasaba y, preocupada, empezó a preguntar por su hijo.

Los rugbiers fueron esposados en cámara y salieron con barbijos tras la condena. (Foto: captura TN)

Los rugbiers fueron esposados en cámara y salieron con barbijos tras la condena. (Foto: captura TN)

“Machu, ¿estás bien?”, le dijo a Thomsen, pero, lejos de calmarse, la tensión empezó a escalar. Sucede que, a pesar de que los oficiales presentes intentaron que el rugbier se recuperara, el detenido no lograba reponerse.

Ante los gritos de la madre del acusado, la jueza Claudia Castro decidió detener la lectura del veredicto, al mismo tiempo que pidió que se desalojara la sala para que personal médico pudiera pasar a atenderlo.

Leé también: Video: la reacción de Enzo Comelli al ser condenado a prisión perpetua

“Dejenme pasar. Un médico por favor”, gritó desesperada Zárate, quien además le suplicó a los policías que custodiaban a los acusados, sin éxito, que la dejaran pasar para estar cerca de su hijo.

En ese momento, los medios de comunicación salieron de la sala y solo se quedaron los familiares de los rugbiers y los papás de Fernando Báez Sosa, acompañados todos de sus respectivos abogados.

Un cartel en pedido de justicia por Fernando colocado en una valla afuera de los Tribunales de Dolores. (Foto: Leandro Heredia/TN)

Un cartel en pedido de justicia por Fernando colocado en una valla afuera de los Tribunales de Dolores. (Foto: Leandro Heredia/TN)

Así, y con los periodistas ya fuera, los médicos pasaron a atender a Thomsen y, luego, se terminó la lectura del fallo.

A la salida, los papás de Fernando Báez Sosa aseguraron que esperaban perpetuas para todos, y que por eso con ayuda de sus abogados irán a Casación para rever el fallo.

Leé también: ¿Por qué los rugbiers se pusieron de pie para escuchar la sentencia?

“Le agradecemos muchísimo a la gente. Ahora estoy un poco más tranquilo, pero vamos a ir por todo”, sostuvo Silvino Báez apenas salió de tribunales.

Del mismo modo, Graciela Sosa se fundió en un abrazo con la madre de Tomás D’Alessandro, amigo de Fernando que también fue brutalmente agredido por los rugbiers. “Se hizo justicia”, le aseguró muy emocionada la mamá de Fernando.

La mamá de Fernando Báez Sosa se abrazó con la madre de Tomás D'Alessandro. (Foto: TN).

La mamá de Fernando Báez Sosa se abrazó con la madre de Tomás D’Alessandro. (Foto: TN).

Por su parte, el abogado Fabián Améndola cuestionó la decisión de los jueces y dijo que el fallo “se quedó a mitad de camino”.

“No quisieron dar 8 perpetuas, ahora nos obligan a ir a Casación”, cuestionó.

El llanto de los familiares de los rugbiers durante la lectura de las condenas

Cerca de las 12.30, los familiares de los rugbiers entraron a la sala. Como lo hicieron durante las últimas audiencias, hoy los padres de Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Luciano y Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, y las madres de Blas Cinalli y Máximo Thomsen se sentaron detrás de sus hijos a la espera de la lectura del veredicto.

El peso de la preocupación y el nerviosismo casi no les permitía mantener la cabeza en alto y, muchos de ellos, ya desde el comienzo, prefirieron ocultar sus rostros entre sus manos.

Leé también: Fernando Báez Sosa: una por una, las penas a los ocho rugbiers condenados por el crimen

Algunos, como el padre de Comelli y el de Lucas Pertossi, miraban hacia el frente y evitaban cruzar miradas con el resto de los presentes.

Alguno de los padres de los acusados al llegar a una de las audiencias del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: captura TN)

Alguno de los padres de los acusados al llegar a una de las audiencias del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: captura TN)

Antes de que los jueces entraran, Emilia Pertossi, abogada y hermana de Luciano y Ciro, se acercó a ellos para cruzar unas palabras.

Sin embargo, los padres lo único que querían era que pasaran los minutos y que finalmente se conocieran los condenas. Cuando los magistrados ingresaron, sus rostros se volvieron serios y quedaron totalmente expectantes.

Lo peor llegó solo unos instantes después, cuando arrancó la lectura del fallo. La primera en quebrarse fue la mamá de Thomsen, y rápidamente siguió la madre de Comelli, quien aferrada a las manos de su marido intentaba digerir lo que escuchaba.

El llanto de ambas se escuchaba fuerte dentro de la sala, pero rápidamente quedó opacado por los gritos de mamá de Máximo, que pedía auxilio por su hijo. El revuelo y los comentarios empezaron a aparecer, hasta que finalmente se detuvo la lectura del veredicto. Aún así, el futuro de los ocho rugbiers ya estaba escrito.

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente TN)

Sigue leyendo

Noticias

Video: la reacción de Blas Cinalli al ser condenado a 15 años de prisión

Published

on

By

Video: la reacción de Blas Cinalli al ser condenado a 15 años de prisión

Hoy se conoció el veredicto final por el crimen de Fernando Baéz Sosa. Al joven lo asesinaron a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell, en enero de 2020 entre 8 personas: Ciro, Luciano y Lucas Pertossi, Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz y Blas Cinalli. Finalmente, después de unos largos años, se sentenciaron a los acusados.

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Tomás Comelli, Matías Franco Benicelli y Luciano Pertossi fueron condenados por homicidio con prisión perpetua. Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi fueron condenados como partícipes secundarios con pena de 15 años de prisión.

Leé también: La reacción de los rugbiers en la sentencia del juicio por Báez Sosa

¿A qué carcel irán los rugbiers?

Desde el inicio del juicio, los asesinos fueron trasladados desde el penal de Melchor Romero hacia la Unidad Penitenciaria N°6 de Dolores, para estar cerca del tribunal. Ahora, ya condenados, se especula que pasarán algunos a la cárcel de Sierra Chica, ubicada en Olavarría, y otros a Campana.

Quién es Blas Cinalli, el joven que compartió audios celebrando la victoria frente a la pelea con Fernando

  • Tiene 20 años y es oriundo de la ciudad bonaerense de Zárate.
  • Es uno de los ocho condenados por la muerte del adolescente asesinado a golpes, el 18 de enero de 2020, junto con Luciano Pertossi, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Ayrton Viollaz, Máximo Thomsen, Enzo Comelli y Matías Benicelli.
  • El condenado jugaba al rugby en el club Náutico Arsenal Zárate, y hasta ese entonces era socio activo de la institución. Actualmente fue suspendido del club, al igual que otros tres agresores, y se espera a la decisión judicial para avanzar con la expulsión.
  • Un apoderado del club confirmó estar al tanto de que tenían conductas violentas en grupo de manera habitual.
  • Un testigo de los hechos, declaró haber visto a Cinalli agredir a Fernando en el momento en el que este se encontraba arrodillado, completamente indefenso.
  • La difusión de unos videos donde se lo puede ver a Blas lanzándole patadas y puñetazos a Báez Sosa, lo ubicó como principal sospechoso.
  • Mientras se dirigía a un Mc Donald’s, Cinalli se comunicó con otro compañero que viajaba a la ciudad costera. En la conversación comentó lo sucedido sin mostrar arrepentimiento alguno.
  • Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital sin signos vitales. Ahora estamos yendo a comer a ver qué pasa”, señaló Blas en la conversación con su amigo. Minutos más tarde, el acusado le confirmó a su conocido el fallecimiento de Fernando: “Amigo, flasheamos. Matamos a uno”.
  • La trascendencia del chat entre el imputado y su amigo perjudicó las declaraciones que luego harían sus compañeros, Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, que le manifestaron a la fiscal Verónica Zamboni desconocer de qué se los acusa.
  • En la primer declaración frente a la fiscal y al juez de la causa, Cinalli expresó estar asustado: “Tenemos todos miedo, por el tema de la cárcel, por la ventana nos gritan cosas, nos dicen que nos esperan”.
  • Del mismo modo afirmó que el grupo se siente “vulnerable” ante las filtraciones de los detalles de la investigación en los medios de comunicación.

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente TN)

Sigue leyendo

Entradas recientes

Facebook

Lo Más Leído