Connect with us

Noticias

Infidelidad, traición y emboscada: la investigación secreta por el intento de asesinato del intendente de San Francisco

Published

on

Infidelidad, traición y emboscada: la investigación secreta por el intento de asesinato del intendente de San Francisco
El intendente de San Francisco fue baleado el 6 de noviembre

Primero fue un disparo, luego una acelerada y finalmente un grito desgarrador.

Damián “Peta” Bernarte, el intendente de San Francisco, Córdoba, se arrastraba por el asfalto del Boulevard 25 de Mayo de esa ciudad suplicando auxilio en la madrugada del domingo 6 de noviembre. Casi no podía hablar, porque el tiro que tenía en el costado derecho de su abdomen le quitaba la respiración. Cuando fue auxiliado, apenas pudo balbucear unas palabras. Alcanzó a decir que le habían disparado. “Fue el hijo de puta de Lucato”, dijo, y se desmayó.

Todos los que lo socorrían sabían de quien hablaba. El jefe comunal se refería a Carlos Lucato, el odontólogo más conocido y prestigioso de la zona. Esta secuencia, que casi termina con la vida del intendente, ya que aún se recupera del disparo, derivó en una investigación cuyo resultado develó una oscura historia de infidelidades, traiciones y secretos.

¿Por qué el odontólogo más prestigioso de la localidad intenta asesinar de un disparo al intendente en plena madrugada en una calle oscura?. La Justicia cree tener la respuesta.

Infobae accedió a un informe reservado de 92 fojas donde se detalla minuto a minuto lo que sucedió esa noche. Una reconstrucción que muestra una emboscada cuidadosamente planificada, un ataque brutal y el intento de armar una cortada en un boliche cercano.

El croquis generado en el expediente con la ubicación de las cámaras de seguridad
El croquis generado en el expediente con la ubicación de las cámaras de seguridad

Para el fiscal Bernardo Alberione, no hay ninguna duda de lo que pasó. El odontólogo Carlos Lucato, de 52 años, según la acusación, espero durante tres horas al intendente Bernarte para asesinarlo. Esta la hipótesis principal del caso. El móvil oficial habla de “cuestiones personales”. Sin embargo, este medio pudo corroborar, de fuentes judiciales, que todo tiene que ver con una infidelidad.

Es que el intendente Bernarte habría tenido una relación amorosa con la actual esposa del odontólogo Lucato. La mujer en cuestión, es empleada municipal y trabaja cerca del jefe comunal. A ese dato, se le sumo uno aún más truculento en la historia. El intendente está casado y su esposa es amiga de la infancia de la mujer del odontólogo. Incluso, el mismo día del hecho, las dos mujeres habrían compartido un viaje espiritual al cerro Uritorco.

No es la única vinculación entre los matrimonios. La relación es de larga data, y hasta habría existido un vinculo comercial. Tanto Bernarte como su esposa y la mujer de Lucato, son abogados y habrían compartido un estudio jurídico años atrás que ya no existe.

La Justicia cree que estos fueron los motivos del ataque. Mientras el intendente aun se recupera de las heridas, y recién en las últimas horas pudo estar, por un breve lapso, en un acto oficial, la Justicia avanzó con la reconstrucción de lo que sucedió esa noche.

El odontólogo Carlos Lucato, acusado del intento de homicidio
El odontólogo Carlos Lucato, acusado del intento de homicidio

El informe de 92 páginas, elaborado por la Departamental San Justo de la Policía de Córdoba, muestra que a las 21.31 del sábado 5 de noviembre, el intendente Bernarte llega a un evento en el centro de la ciudad por el día del empleado bancario. En distintas cámaras de seguridad, se lo ve primero arribar en su camioneta Toyota Cross, luego estacionarla y finalmente pasar caminando en dirección al Super Domo, lugar donde se hizo la celebración.

Una hora y media más tarde, a las 22.59, llega a la zona un vehículo Hyundai modelo i10, se puede ver claramente la patente.

Es el auto de Carlos Lucato.

La impresionante cantidad de imágenes de seguridad recolectadas por el fiscal y la policía, muestran que, durante las siguientes dos horas y media, Lucato rondó la zona preparando el ataque. Fue una emboscada. El odontólogo se subió y se bajó de su auto varias veces, dio vueltas con él y lo mismo hizo a pie. Siempre se mostro encapuchado, aunque en algunas tomas se logró ver su rostro.

Te puede interesar: Imputaron al esposo de una empleada municipal por el intento de homicidio del Intendente de San Francisco: “Lo estaba esperando”

Lucato camina por la zona y preparar el ataque
Lucato camina por la zona y preparar el ataque

“Como dio vueltas en un mismo rango de algunas cuadras esperando a que salga el intendente, sus movimientos quedaron registrados en varias cámaras, incluso el momento en el que saca el arma y corre a disparar”, explica una fuente de la investigación.

Una de las imágenes claves para el expediente es la que se registró a las 23.36. Faltaban, aún, casi dos horas para el disparo. En esta cámara quedó registrado el rostro de Lucato con buena calidad: “Cámara 2 del local “Memory”, se observa pasar caminando a Lucato por la vereda Norte de Bv. 25 de Mayo con sentido Este/Oeste y dirigirse hacia calle Vélez Sarsfield.

En la cámara del local Occhi se le puede bien el rostro a Lucato”, dice el documento analizado por este medio.

Te puede interesar: Infidelidad y emboscada: la hipótesis detrás del ataque al intendente cordobés que fue baleado

La cámara de seguridad clave donde se ve el rostro de Lucato
La cámara de seguridad clave donde se ve el rostro de Lucato

Otro de los momentos claves expresados en el informe judicial, es el que quedó registrado en la cámara de un colegio de la zona a las 00.20. Lucato se esconde cerca del lugar del evento. Está esperando el momento. El documento describe sus movimientos: “se lo ve regresar desde el sector del Súper Domo y se queda en la entrada del colegio San Martin entrando y saliendo de esa parte del colegio como escondiéndose cada vez que pasa un grupo de personas y en un momento se lo ve manipular un celular. Se queda allí por 15 minutos”.

A las 2.13 exactamente Lucato se posiciona a pocos metros de la camioneta del intendente. No se descarta que alguien le pudo haber avisado desde adentro que estaba por salir. A las 2.23, el intendente Bernarte sale del evento y se dirige a su camioneta.

A las 23.24, Lucato observa al intendente pone en marcha el momento culmine de su plan: “El odontólogo recorre aproximadamente 25 metros y se esconde detrás de un auto que se encuentra estacionado unos 15 metros del Toyota del intendente. Mientras se encuentra agazapado, se lo ve que mira hacia el Sur por donde viene Bernarte y cuando este último quita la alarma del auto, Lucato se abre la campera y saca de la cintura con su mano derecha lo que parecería ser un arma de fuego corta”, establece el informe reservado casi sobre el final.

El momento en que Lucato corre hacia el intendente con la pistola en la mano
El momento en que Lucato corre hacia el intendente con la pistola en la mano

El resto de la escena no queda grabada por ninguna cámara de seguridad, pero puede completarse con la declaración que brindó el intendente cuando aún estaba internado: “El viene hacia a mí, me apunta y yo le bajo el arma con la mano por eso me da en el abdomen y no me mata”, afirmó.

El seguimiento de las cámaras continua. Mientras Bernarte se retuerce de dolor en el asfalto, Lucato se sube a su camioneta y desaparece del lugar. No va a esconderse precisamente. Todo lo contrario.

Con su vehículo va directamente a un boliche de la zona llamado Atlantis. Allí llega a las 3.31. Se cree que antes descartó el arma. En el local bailable está hasta las 6.15, cuando sale del lugar abrazado a una mujer.

Lucato sale del boliche lueog del intento de homicidio abrazado a una mujer
Lucato sale del boliche lueog del intento de homicidio abrazado a una mujer

El odontólogo Carlos Lucato llegó luego a su casa y fue detenido, minutos después de las 7 de la mañana. Desde el primero momento, y hasta ahora, niega ser el autor de los disparos. Su coartada, endeble hasta el momento, es que a esa hora estaba en el boliche y por eso se lo ve saliendo del lugar a la mañana. Sin embargo, no presentó, hasta ahora, ninguna prueba que lo respalde. En su indagatoria de la semana pasada se limitó a decir “Yo no fui”. Sin embargo, las pruebas los comprometen.

El odontólogo permanecerá detenido en la carcel de Bouwer hasta el juicio oral, acusado de intento de homicidio. La pena en expectativa puede superar los 15 años de prisión.

Seguir leyendo:

La historia forense del caso de la mujer decapitada que terminó con madre e hijo condenados a prisión perpetua
Horror en Las Cañitas: encontraron muerta a una jubilada con una almohada en la cabeza
Rosario rompió su récord de asesinatos con dos nuevos crímenes cometidos por sicarios

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente Infobae)

Noticias

Tras la condena a los rugbiers, habló el padre de Fernando Báez Sosa: “Esperaba 25 años para los otros tres”

Published

on

By

Tras la condena a los rugbiers, habló el padre de Fernando Báez Sosa: “Esperaba 25 años para los otros tres”
Palabras de Silvino Báez tras la sentencia

“Tengo que ponerme fuerte y acompañar a Graciela en todo, esto no termina acá. Me pareció muy bien (la sentencia), a los otros les quedó corta la condena. Los abogados van a apelar e ir a Casación”, declaró Silvino Báez al ser abordado por los medios mientras se retiraba de escuchar la sentencia para los asesinos de su hijo, Fernando Báez Sosa.

“Me siento aliviado pero me sorprendió la sentencia. Esperaba 25 años para los otros tres”, agregó Silvino sobre la lectura conjunta del veredicto, tanto de los autores principales como secundarios del asesinato. Sin los fundamentos correspondientes, la lectura fue rápida y contundente, tal cual las condenas. Mientras se escuchaba el fallo, a Graciela Sosa y Silvino Báez se los vio sólidos y firmes: parecían conformes con el veredicto.

“Graciela y Silvino querían agradecerles a ustedes (en referencia a los medios), no leímos ni comprendemos el fallo”, dijo el abogado defensor Fernando Burlando en medio de una maraña de periodistas que buscaban su testimonio. El letrado se retiró aplaudido del tribunal y se lo notaba, a la distancia, feliz por la sentencia. Pero no era así.

Fernando Burlando, Graciela Sosa y Silvino Báez, antes del veredicto (Ezequiel Acuña)

“Ocho condenas, repitió, es solamente el comienzo. El primer paso hacía el camino a una respuesta que acaricia el corazón de Fernando. Me hubiese gustado que la Justicia se ponga los pantalones. Entendemos siempre que una justicia contempla que no atienda a las súplicas de una victima sino a la contemplación de la juventud de los acusados y, así, no es justicia. Vamos a apelar, este es el fallo”, argumentó a los medios.

“Esto recién comienza, es una justicia débil a la hora de evaluar sentencias, creo no es justicia. Nuestro objetivo, de acá en adelante, son los tres acusados condenados a 15 años, ya que está acreditado el hecho. La calificación tiene que ver con el acuerdo premeditado para matar y la alevosía”, expresó.

“No se entiende cómo a estas tres personas las benefician con la participación secundaria de los hechos. Lo único que se vio en la sala fue a una persona pedir clemencia. Lo que merecían los condenados era sufrir un castigo acorde a cual fue su actividad en el crimen”, agregó. Y cerró cuando se le preguntó por el desmayo de Máximo Thomsen en el tribunal: “Así le pegaron a Fernando, desmayado”.

Burlando: «Thomsen se desmayó. Así le pegaron a Fernando»

Máximo Thomsen (quien se descompensó luego de la lectura de la sentencia, se lo controló y tuvo que ser retirado de la sala, al igual que familiares y periodistas), Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Benicelli y Luciano Pertossi (llorando durante el veredicto) fueron condenados a prisión perpetua por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía en concurso real con lesiones leves.

Por su parte, se sentenciaron a 15 años a prisión para Blas Cinalli, Ayrton Viollaz (quien se persignaba y rezaba durante la lectura del veredicto) y Lucas Pertossi señalados como partícipes secundarios del mismo delito y coautores penalmente responsables por el mismo hecho en que fueron sentenciados sus otros cinco amigos.

Los padres de los acusados, se retiraron llorando del tribunal. Asimismo, el tribunal ordenó este mediodía que se investiguen a Juan Pedro Guarino y a Tomás Colazo por los delitos de falso testimonio, tal como había sido solicitado la fiscal.

Seguir leyendo:

Máximo Thomsen se descompensó luego de escuchar la condena a perpetua y fue retirado de la sala
Cómo se vivió la lectura del veredicto en el lugar donde fue asesinado Fernando Báez Sosa
Asesinato de Fernando Báez Sosa: condenaron a cinco de los rugbiers a perpetua y a los otros tres a 15 años de prisión

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente Infobae)

Sigue leyendo

Noticias

Una interna entre Los Monos y la barra brava de Newell’s, la trama detrás del secuestro al azar que terminó en crimen

Published

on

By

Una interna entre Los Monos y la barra brava de Newell’s, la trama detrás del secuestro al azar que terminó en crimen
La balacera fue a metros de la puerta 6 del estadio del Coloso

Lorenzo Altamirano tenía 28 años y el miércoles de la semana pasada fue asesinado de tres tiros frente al sector de parrilleros del Coloso Marcelo Bielsa, la cancha de Newell’s. Al lado del cuerpo, los sicarios dejaron una nota con un mensaje a integrantes de la barra brava leprosa, que están presos y vinculados a Los Monos. Con el correr de las horas, cuando se enteraron sus familiares y amigos, no salían del asombro, ya que ‘Jimi’ nunca tuvo relación con ese club y ni siquiera le gustaba el fútbol. Los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra que investigan el homicidio tienen como principal hipótesis que al joven músico lo secuestraron al azar y lo mataron para usarlo como medio para mandar un mensaje mafioso.

“No encontramos ninguna razón. La línea de investigación más fuerte es que lo levantaron en una esquina y a los 10 minutos lo ultimaron. Pocas veces nos tocó un caso de esta naturaleza. Nos hace perder cualquier tipo de límites de lo que evidentemente está pasando en la ciudad”, dijo en conferencia de prensa el fiscal Schiappa Pietra, jefe de la Agencia de Criminalidad Organizada.

Su colega Matías Edery aseguró que la víctima “no tenía ninguna conexión con Los Monos, ni con la barra brava de Newell’s ni con actividades ilícitas”. “Fue una persona casi elegida al azar para mandar un mensaje de este estilo. El modus operandi supera el límite al que estamos acostumbrados a ver en Rosario. La situación es preocupante y exige que todas las instancias del Estado tomen consciencia de lo que está pasando”, amplió.

Te puede interesar: Morir trabajando en Rosario: abrió la ventana de su polirrubro para atender a un cliente y la mataron de cinco tiros

Edery enfatizó que posiblemente detrás del homicidio de Altamirano “hay dos certezas: una es el enfrentamiento entre quienes están a cargo de la barra de Newell’s, que siempre está a cargo de Guille Cantero, con un sector que antes compartía el paraavalancha y que ahora quiere tomar el lugar”.

Los atacantes dejaron un mensaje a un jefe de la barra de Newell's
Los atacantes dejaron un mensaje a un jefe de la barra de Newell’s

Otra hipótesis posible que sostienen los investigadores es que habría una deuda millonaria por droga de una facción de la barra brava de Newell’s con miembros de Los Monos que están presos en penales federales, y que estos buscan cobrar mediante ataques de repercusión pública.

Según los testimonios de familiares y amigos, el miércoles pasado por la noche “Jimi” salió de ensayar con su banda de punk rock en Alvear y Gálvez. Luego, caminó con sus amigos hasta Oroño y Gálvez, donde se despidieron. Lorenzo, como tenía domicilio en Lima al 2.900, cerca de Villa Banana, en la zona Oeste, después tomó 27 de Febrero, que es una avenida con mejor iluminación que las calles paralelas.

Los fiscales informaron que las imágenes de las cámaras de la zona donde fue ‘levantado’ Altamirano captaron al joven a las 22.32 en 27 de Febrero y Ovidio Lagos. En ese momento, en Rosario llovía y “Jimi” caminaba sin compañía. Allí, presumen desde el Ministerio Público de la Acusación que lo secuestraron.

A las 22.48, de acuerdo a los registros policiales y testimonios, Altamirano fue bajado de un Renault Sandero negro y recibió tres disparos: uno en el cráneo, uno en el tórax y otro en la muñeca derecha. Horas después murió en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez.

El Sandero negro usado para el ataque fue hallado sin ocupantes a los pocos minutos por el Comando Radioeléctrico en Latzina al 2.900, en cercanías al estadio de Newell’s, prendido fuego. Tenía pedido de captura por robo desde el 30 de enero, cuando el dueño del vehículo radicó la denuncia ante la comisaría 5ª.

La zona donde se produjo el crimen
La zona donde se produjo el crimen

Al lado del cuerpo del joven, la Policía incautó un papel con el siguiente mensaje: “Damián Escobar, Leandro Vinardi y Gerardo Gómez, dejen de sacar chicos del club para tirar tiros en Rosario”. Los dos primeros nombres escritos son referenciados a reclusos sindicados como presuntos laderos del líder de Los Monos, Ariel Máximo “Guille” Cantero.

Vinardi, según investigaciones del Ministerio Público Fiscal y el Ministerio Público de la Acusación, es el presunto jefe de una célula de Los Monos que opera principalmente en Villa Gobernador Gálvez y en la zona Sur de Rosario. Además, es uno de los encargados de regentear la barra brava de Newell’s.

En investigaciones provinciales y federales le atribuyen el mismo rol a “Toro” Escobar, pero en su caso, su zona de influencia es parte del distrito Oeste de Rosario y la vecina ciudad de Pérez.

En la causa por el asesinato todavía restan conocerse los videos de toda la zona donde fue interceptado Altamirano. También falta conocer el contenido del celular de la víctima, aunque según investigadores no aportará muchos datos sobre el hecho, ya que desde el miércoles por la mañana el teléfono estaba apagado porque “Jimi” se había quedado sin batería.

Seguir leyendo:

Rosario: mataron a tiros a un joven en la puerta de la cancha de Newell’s y dejaron un mensaje a la barra brava
Rosario: balearon la Agencia de Investigación Criminal y dejaron notas dirigidas a miembros de Los Monos

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente Infobae)

Sigue leyendo

Noticias

Festejos, gritos e insultos: cómo se vivió en Dolores la condena a los rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa

Published

on

By

Festejos, gritos e insultos: cómo se vivió en Dolores la condena a los rugbiers por el crimen de Fernando Báez Sosa
Una multitud se acercó a las puertas del tribunal para escuchar la condena en contra de los rugbiers (EFE)

La confitería “La Ley” queda en la intersección de las calles Rico y Belgrano, en diagonal al Palacio de los Tribunales de Dolores. El lugar, que durante las primeras semanas del juicio funcionó como centro de reunión de los abogados de la familia Báez Sosa, este lunes 6 de febrero fue el punto de encuentro de cerca de un centenar de personas para escuchar el veredicto de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°1. De pie o sentados en las mesas, los allí presentes festejaron con aplausos y al grito de “Justicia” la condena a prisión perpetua de Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Luciano Pertossi por haber sido considerados coautores del crimen de Fernando Báez Sosa.

Segundos después, mientras se anunciaba que Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi irían 15 años a la cárcel por ser considerados partícipes secundarios, el desmayo de Thomsen despertó la indignación de varios. “¡Ay, pidió un médico! Pobrecito”, clamó, con ironía, una mujer. “Sigue la farsa”, gritó otra. “Sufrí. Mentiroso”, decía un hombre sin quitar los ojos de la pantalla. En medio del barullo, algunos pedían silencio (”Shhhhh”) para seguir escuchando la lectura del veredicto, a cargo de Federico Omar Marasco, secretario del TOC N°1.

Adentro de la sala de audiencias, a pesar de lo concurrida que estaba, el silencio era absoluto. Los padres y madres de los ocho sentenciados —a excepción de Marcial Thomsen, el padre de Máximo, quien no estuvo presente— hacían un esfuerzo para mantener la calma. Pero como una olla a presión, el primer estallido se dio cuando los rugbiers ingresaron a la sala y una periodista levantó el celular para registrar el momento.

Te puede interesar: El crimen de Fernando Báez Sosa: por qué los jueces condenaron solo a cinco de los rugbiers a perpetua
Los ocho acusados al momento de escuchar el veredicto
Los ocho acusados al momento de escuchar el veredicto

Automáticamente, Marcos Pertossi, el padre de Lucas, la increpó: “No se puede sacar fotos”. La mujer intentó disculparse. “No sabía”, se excusó. Pertossi se indignó: “Sí sabías. Todos sabían”.

A pocos metros, dos amigos de Fernando Báez Sosa, Tomás D’Alessandro y Juan Manuel Pereyra Rozas, observaban la secuencia. A diferencia de Tomás, que tuvo asistencia casi perfecta durante todo el debate oral, Juan Manuel solo estuvo presente en el Tribunal durante la tercera jornada, cuando se presentó a declarar como testigo. Ambos jóvenes estuvieron la noche del crimen y fueron golpeados por los rugbiers.

Eran las 13.16 cuando los jueces del tribunal, María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, ingresaron a la sala. Un minuto después comenzó la lectura de la sentencia. Los diez minutos posteriores condensaron el pedido de justicia de los últimos tres años y 17 días. Cinco de los rugbiers recibieron perpetua por el delito de homicidio doblemente agravado por su comisión por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas; los otros tres fueron condenados a 15 años de cárcel como partícipes secundarios del mismo delito.

El llanto de familiares y amigos al escuchar la condena a perpetua de cinco de los involucrados en el asesinato
El llanto de familiares y amigos al escuchar la condena a perpetua de cinco de los involucrados en el asesinato

Según consta en el fallo, “quedó claro mediante pruebas directas y contundentes -testimonios, videos y hallazgos periciales- que Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Luciano Pertossi pusieron mano sobre Fernando Báez Sosa, o bien realizaron una conducta indispensable, una vez que la víctima se encontró rendido y en estado de absoluta indefensión”.

Mientras eso sucedía, detallaron los jueces, “Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi tomaron parte en el hecho, pero sus aportes no resultaron esenciales para que la conducta de los coautores pudiera consumarse. Participaron en la ejecución del acto, pero realizando una acción criminal que si hipotéticamente se suprimiera el resultado homicidio igual se habría producido”.

Te puede interesar: Asesinato de Fernando Báez Sosa: condenaron a cinco de los rugbiers a perpetua y a los otros tres a 15 años de prisión

Al escuchar las condenas, los familiares de los sentenciados se quebraron. La madre de Enzo Comelli, María Alejandra Guillén, se ahogó en un llanto mientras su marido, Marcelo Comelli, le tendía el brazo por la espalda. Héctor Benicelli, padre de Matías Benicelli, se aferraba al respaldo del banco de madera con la vista clavada en el piso.

La madre de Fernando ingresó custodiada al tribunal (AFP)
La madre de Fernando ingresó custodiada al tribunal (AFP)

En la última hilera de los asientos, el hermano y la madre de Máximo Thomsen, Francisco Thomsen y Rosalía Zárate, comenzaron a inquietarse. La mujer que, hasta hacía unos segundos lloraba sin consuelo, vio que a su hijo, que estaba de pie y rodeado por personal del Servicio Penitenciario Bonaerense, se había desvanecido. “Machu. ¿Estás bien?”, gritó.

Enseguida se puso de pie e intentó acercarse hacia donde estaba su hijo: “Déjenme estar con él”, imploraba Rosalía que, desde hace dos años, es paciente oncológica. La jueza María Claudia Castro pidió frenar la lectura de la sentencia y llamar a una ambulancia. Acto seguido, también solicitó a los presentes abandonar la sala. Eran las 13.28 horas.

Mientras las personas se iban retirando del recinto, la madre de Thomsen continuó con su descargo a los gritos. “Esto es todo una mentira, saquen a todos los periodistas, la puta que los parió. Tres años torturándolo, no me importa más nada”, dijo.

Hubo fotos y pancartas pegados a los alrededores de la sala donde se escuchó el veredicto (NA)
Hubo fotos y pancartas pegados a los alrededores de la sala donde se escuchó el veredicto (NA)

Según supo Infobae, Thomsen fue asistido fuera de la sala y no volvió a ingresar al lugar. Al finalizar la audiencia, fue trasladado junto al resto de los rugbiers a la Alcaidía N° 3 de Melchor Romero, en la Plata, donde estaban alojados antes de llegar a Dolores, el 1 de enero de 2023, para presenciar el juicio en su contra. “Luego se definirá su destino”, explicaron a este medio fuentes judiciales.

En el hall de los Tribunales, en tanto, allegados a los Báez Sosa se abrazaban. Consultado por Infobae, el amigo de Fernando Tomás D’Alessandro sostuvo que estaba “tranquilo y satisfecho”. A su lado, Juan Manuel Pereyra Rozas también se mostró conmovido, aunque prefirió no hacer declaraciones.

Al salir del lugar, minutos más tarde, Silvino Báez declaró: “Estamos conformes, pero queremos perpetua para todos. No nos abandonen. Esto todavía falta. Vamos por todo”. En tanto, Fernando Burlando, abogado de los Báez Sosa, sostuvo: “Se dio el primer paso en el pedido de justicia por Fernando, marcando un precedente en el país, en especial para la juventud. La violencia nunca es el camino, puede traer consecuencias tan tristes como la muerte o la cárcel. Pero el fallo no fue suficiente, vamos a apelar”.

Entre rezos y llantos, la condena se escuchó en la confitería “La Ley”
Entre rezos y llantos, la condena se escuchó en la confitería “La Ley”

A diferencia del particular damnificado, el abogado de los rugbiers, Hugo Tomei, prefirió no hablar con los medios. “Vamos a casación, no tengo nada para decir hoy”, dijo a Télam.

Así, en medio de un fragor popular, se dio por concluido la causa Báez Sosa, un caso paradigmático, un hecho que identificó a la sociedad y que se volvió en el expediente más seguido por el público general desde el femicidio de Ángeles Rawson en 2014.

Seguir leyendo:

Todo sobre el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa
Un año sin Fernando Báez Sosa: cómo viven sus padres hoy y los conmovedores testimonios de quienes más lo quisieron

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Fuente Infobae)

Sigue leyendo

Lo Más Leído